viernes, 15 de abril de 2011

Primera crónica, primeras impresiones del Pleno ordinario de abril

Escribimos unos apuntes rápidos sobre el pleno que se ha celebrado, solamente unos minutos después de haber finalizado y tras haberlo seguido en directo por televisión. Tiempo habrá para ir analizando con más detenimiento y detalle todo lo que ha sucedido.

El pleno comenzó a su hora, aunque eso sí, con 14 días de retraso. Ignacio no ha dado ninguna explicación que justificara su incumplimiento de la norma y ni siquiera ha hecho mención y, por supuesto, no ha pedido disculpas a los pilareños.

Beatriz Selma
El primer debate se ha producido en la aprobación del acta del pleno anterior. En esta ocasión había que aprobar dos actas, una del pleno ordinario de marzo y otra del pleno extraordinario de las inundaciones. Resulta que la secretaria, Beatriz Selma Penalva, en la segunda acta, simplemente había puesto que se había aprobado el único punto del día y no había relatado el debate, como se ha hecho siempre en todas las actas de la historia de este pueblo. La secretaria, una vez que ha sido recriminada por UP y PP, se ha intentado justificar amparándose en que la ley no le obliga, pero la pregunta quedaba en el aire, ¿por qué no ha querido hacerlo en ese acta y en el resto sí?

Ignacio tenía pendiente responder a una pregunta sobre los motivos que le llevaron a cesar al comisario político asalariado, Víctor Reverter. Incómodo, sólo lo ha justificado por una pérdida de confianza. No quería entrar en la cuestión. Lo que nos hubiera gustado es que también hubiera respondido, ¿cuáles son las causas por las que ha perdido la confianza en Reverter?

Ante la pregunta de Paquita Cánovas sobre las humedades en el ayuntamiento, Ignacio, irónico, decía que él no las apreciaba. Al final, Armenteros ha reconocido que se produjo algún atasco en los desagües por causa del granizo.

El tema de los comisarios políticos asalariados ha sido tratado bastante, tanto al inicio como al final del pleno. Ignacio y Juan Ramón muy incómodos con esta cuestión. La que ha estado absolutamente tajante en el tema ha sido Paquita Cánovas, que se ha comprometido públicamente, en el pleno, en que si en alguna ocasión futura, ella pertenece a un equipo de gobierno y se paga del dinero de los pilareños a un comisario político, inmediatamente presentaría su dimisión, comprometiéndose a ello. Muy bueno.

Alfonso Armenteros llevaba al pleno el inicio del expediente para declarar el Desfile de Carrozas Fiesta de Interés Local, intentando ofrecer una imagen de arduo trabajo para la realización del dossier necesario. Al final, y tras el turno de la oposición, quedaba claro que se había hecho deprisa, con un claro tufo electoralista y sin haber solicitado la colaboración de muchas personas que podían haber aportado testimonios y documentación. 

En su intervención en este punto, la portavoz de Unión Pilareña ha comentado que el actual equipo de gobierno, y más concretamente el alcalde y el concejal de Festejos, Alfonso Armenteros, habían protagonizado uno de los episodios más nefastos de la reciente historia de nuestro pueblo (esto es opinión nuestra), algo que nos avergüenza, como fue que, tras el fallecimiento por accidente, por caída de la carroza y disfrazado porque había participado en desfile, del querido y recordado por todos Salva Pérez,  Armenteros no quiso suspender las fiestas, y eso que solamente faltaba un día para su terminación. Probablemente Pilar de la Horadada sea el único pueblo de España donde haya ocurrido una desgracia de esas características y no se haya decretado el fin de los festejos. Esa es una vergüenza y un dolor que llevamos la mayoría de los pilareños.

Ignacio, ante el comentario lógico de Pepa Meroño, ya que se estaba tratando sobre el tema del Desfile de Carrozas y estaba "sacando pecho" el que protagonizó esa ofensa, se ha puesto a hablar de otro accidente que se había producido la primera vez que se remodeló la calle Mayor. Ese comentario sí que no venía a cuento.

Ute Kaiser ha respetado la disciplina de voto de AIH/PSOE en todo momento, aunque ha reconocido que le ha mandado cinco cartas a Ignacio, con críticas a su gestión.

Ignacio Ramos, como ya es habitual en él, ha estado en todo momento "jugando" con los micrófonos, dándole al botón para intentar silenciar las críticas de la oposición, por supuesto que siempre en beneficio propio o de los suyos.

Aurelio Samper no ha asistido, por motivos personales más que justificados.

Ahora toca ver el pleno por la tele... y a seguir comentando entre todos.